La música mejora nuestra productividad. Cerebro y oído conectados

La música mejora nuestra productividad. Cerebro y oído conectados

Todas las personas que escuchan música a diario suelen tener una gran ventaja a su favor, gracias a todos los beneficios que le puede ocasionar la música a nuestros cerebros, ya que en ese momento el mismo recibe una cantidad de estímulos bastante importantes, en todos los sentidos.

Depende mucho del tipo de género que escuches y del tipo de actividad que estés realizando en el momento, se a creído por muchos años que escuchar música mientras trabajas o mientras estudias, afectará tu concentración y tu aprendizaje, lo que es totalmente falso más bien lo potenciará de maneras increíbles.

Efectos que tiene el escuchar música en diferentes actividades

A lo largo de la historia de la humanidad se han realizado múltiples estudios de las personas que escuchan música mientras realizan una actividad, para evaluar qué es lo que sucede en su cerebro en ese momento, que de manera general han arrojado que la música puede ayudar a conseguir mejores resultados.

Según el que se hizo en la universidad de chile, escuchar música le permite al cerebro asociar el trabajo o la actividad que se está realizando, con algo que se considere positivo, emocionante y que vale la pena repetir, ya que en ese momento es cuando se libera la dopamina en el circuito cerebral del placer directamente.

Teniendo como efecto principal todo lo que tiene que ver con la motivación, la creatividad y al gran deseo de volver a repetir esa experiencia que seguramente ha sido agradable y placentera.

Sin embargo, en todos los casos no pasa lo mismo, ya que no toda la música puede llegar a ser positiva y estimulante para todo el mundo, sobre todo cuando en un momento determinado se requiere total concentración, para poder solucionar un problema, hacer una síntesis o analizar alguna tarea que tenga algún grado de complejidad diferente.

Cuando este momento se hace presente la recomendación es que escuches música clásica o barroca, ya que las mismas tienen el efecto de aumentar la concentración, debido al equilibrio que existe en ellas entre sus melodías y sus ritmos.

En el caso que estés realizando una actividad mucho más relajada que no requiere niveles de concentración altos, es mejor escuchar un estilo más enfocado al rock, al hip-hop o al punk, estos están orientados al movimiento, que puede servir para labores como la carpintería, la construcción o cualquier tipo de deporte.

Lo que realmente sucede al escuchar música es que la persona enfoca toda su atención en la música presente, ya sea escuchándola directamente o de fondo, ya que se activa la creación de una experiencia multisensorial que está involucrada con la vista, la memoria y el movimiento.

Trayendo múltiples beneficios en el trabajo, en el estudio, en el deporte o en cualquier tipo de actividad, ya que la música activa los centros de lenguaje, promoviendo la memoria y la mejoría de la marcha y coordinación motora.

¿Alguna vez te ha ocurrido? ¿has notado que la música ha mejorado tu productividad?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *